Impacto de crisis financiera en distintas regiones – algunas la sortean, mientras otras sufren su efecto

La crisis financiera de 2008 y la recesión mundial subsiguiente aumentaron considerablemente las dificultades para cumplir los objetivos de desarrollo del milenio (ODM). Si bien estos no apuntan de manera explícita al crecimiento económico, las mediciones de ingreso per cápita están estrechamente correlacionadas con los indicadores de pobreza, salud y educación que se utilizan en general.

A diferencia del crecimiento récord experimentado entre 2000-07, la economía mundial creció sólo 1,9% en 2008 y decreció un 2,2% en 2009, según estimaciones.

Las exportaciones de Asia oriental aumentaron con más lentitud desde 2004 y se contrajeron en 2008 como consecuencia de la crisis económica mundial. Las exportaciones de China cayeron inmediatamente; sin embargo, otros países de la región no se vieron afectados hasta el cuarto trimestre de 2008 e inicios de 2009. Por ejemplo, las exportaciones de Indonesia permanecieron firmes durante gran parte de 2008, respaldadas por los buenos precios de las materias primas, hasta que las enormes disminuciones en los precios de estas últimas y del petróleo ocasionaron una caída significativa de las exportaciones reales en el último trimestre de 2008.

A América Latina le fue mejor en esta última crisis que en las anteriores, gracias a sus sólidos aspectos macroeconómicos. México resultó el país más afectado, debido a su dependencia de los Estados Unidos para casi todas sus operaciones comerciales. La economía de Brasil se contrajo un 0,5% en 2009, mientras en México los pronósticos preliminares calculan una reducción del 6,5%.

Cuando se produjo la crisis financiera de 2008, el crecimiento del producto interno bruto (PIB) en las economías de ingreso mediano de África al sur del Sahara se desaceleró, de acuerdo al patrón observado en el mundo en desarrollo. En promedio, a tales economías les fue peor que a las de ingreso bajo menos integradas al mundo. En 2009, se espera que Sudáfrica, la economía más importante de la región, decrezca en un 2,1%. Se calcula que la segunda economía más grande del continente, Nigeria, se desacelerará desde el 6% en 2008 hasta el 2,9%. Se espera que otros países de ingreso mediano de África al sur del Sahara crezcan mucho menos en 2009, con excepción de Camerún, Côte d'Ivoire y Sudán.

La crisis financiera de 2008, que llevó a una recesión mundial en 2009, fue la más grave en 50 años. Para fines de 2010, casi 64 millones más de personas vivirán en extrema pobreza, lo que probablemente ocasione efectos costosos y duraderos en el bienestar humano. Si bien algunas regiones cuentan con la capacidad de resistir este derrumbe económico, otras no son tan afortunadas. Los efectos de esta crisis se transmitieron desde las economías de ingreso alto a las economías en desarrollo, a medida que disminuían las exportaciones, los flujos de capital privado, los precios de las materias primas y las remesas de los trabajadores.

Información relacionada:

Ayuda/Comentarios

User Voice